Una nueva terapia para la depresión

Depresión: su tratamiento con la Terapia de activación conductual

Depresión mayor:  es un trastorno del estado de ánimo que se caracteriza por la aparición de uno o varios episodios depresivos de mínimo dos semanas de duración, y presenta un conjunto de síntomas de predominio afectivo (tristeza patológica, apatía, anhedonia, desesperanza, decaimiento, irritabilidad, etc.). Además suelen estar presentes síntomas de tipo cognitivo, volitivo y somático durante su curso.
Sus síntomas son:

depresión

  • Estado de ánimo depresivo la mayor parte del día, casi todos los días

  • Pérdida de interés en las actividades que antes eran gratificantes

  • Pérdida o aumento de peso

  • Insomnio o hipersomnia

  • Baja autoestima

    Problemas de concentración y problemas para tomar decisiones

  • Sentimientos de culpabilidad

  • Pensamientos suicidas

  • Agitación o retraso psicomotores casi todos los días

  • Fatiga o pérdida de energía casi todos los días

La terapia psicológica ha demostrado ser una herramienta eficaz para el tratamiento de la depresión.
La Activación Conductual (AC) es una nueva terapia para la depresión desarrollada sobre bases contextuales y funcionales que, según sostiene  Marino Pérez, esta terapia para la depresión goza de las siguientes ventajas:

” 1 La AC se ofrece como una alternativa sólida a la medicación para la depresión. Como mínimo, es igual de efectiva que la medicación (y esto jugando de acuerdo con los criterios que la propia medicación tiene establecidos) y sin conllevar los efectos secundarios de ésta.

  2 La ACSe ofrece igualmente como alternativa a la Terapia Cognitiva de la depresión. Por lo pronto, es más efectiva y lo es de una manera más parsimoniosa.

  3    Las AC proporciona un argumento muy potente, difícil de pasar por alto, a favor de la desmedicalización de la depresión. La medicalización de la depresión está sostenida no sólo por la concepción psiquiátrica que no sabe hacer otra cosa que medicar sino también por terapias psicológicas, en particular, la Terapia Cognitiva, la cual supone alguna suerte de ‘mecanismo’ o ‘déficit cognitivo’ que se habría de intervenir mediante técnicas específicas. El caso es que el ‘déficit cognitivo’ y la ‘técnica cognitiva’ equivalen epistemológicamente a los ‘desequilibrios químicos’ y a la ‘medicación antidepresiva’, todo lo cual estaría como mínimo en entredicho de acuerdo con el estudio que se comenta.

  4    La AC viene a ser un ejemplo tanto o más importante que la Terapia de Aceptación y Compromiso de toda una nueva generación de Terapia de Conducta. Supone pasar de la terapia cognitiva o cognitivo-conductual (que quedaría como la segunda generación) a una terapia contextual como sería la ya declarada ‘terapia de conducta de tercera generación’” 

La Activación Conductual es  sin lugar a duda la terapia más prometedora para abordar la depresión y por esta razón la incluimos entre los servicios que ofertamos  desde nuestro centro